domingo, 26 de mayo de 2013

NUESTRA DIGNIDAD POR ENCIMA DE VUESTRA CODICIA.



¡¡Ya está bien!! Estamos hartas de miseria, de explotación, de saber que cuando pasen los ajustes estructurales, las que vamos a seguir en el laberinto somos nosotras.

Cuando cambie el ciclo económico en Asturies y baje la cifra de 122.000 personas desempleadas, cuando por debajo del umbral de la pobreza ya no haya 180.000 personas, cuando menos de 44.000 personas puedan disponer de un subsidio o de algún tipo de ingresos, muchas de nosotras seguiremos, empobrecidas, excluidas y explotadas porque el sistema capitalista necesita generar pobreza, exclusión, sufrimiento y dolor para poder generar los máximos beneficios en el  menor tiempo posible.

Por un lado, nosotras seguiremos sin poder pagar nuestras facturas, sin acceder a recursos sociales básicos, padeciendo la criminalización de nuestra vida por carecer de recursos económicos. Seguirán desahuciándonos pero esta vez sin focos.

Por otro lado, la familia Cosme, los dueños del Alimerka, el señor Menéndez y otros nombres que seguro que todas tenemos presentes, seguirán contando sus beneficios y acumulando subvenciones. Los políticos seguirán defendiendo los intereses de sus dueños utilizando la administración pública como herramienta para ello y olvidándose del bien común.

Antes de que ese momento llegue, queremos denunciarlo, queremos denunciar la acumulación de la riqueza, el papel de la administración autonómica privatizando nuestros derechos básicos  al servicio de los intereses privados. Pero también queremos denunciar nuestra situación.

Denunciar las 180.000 personas bajo el umbral de la pobreza, con menos de 532 € para vivir al mes.

La situación de más de 6.000 unidades de convivencia que llevan esperando por el Salario Social más de 20 meses para poder ejercer un derecho.

La de 122.000 personas desempleadas que aún sueñan con un empleo lo bastante digno para poder sobrevivir, sin darse cuenta de que dentro de este sistema social y económico ya no existe ese empleo, sino la más dura precariedad y explotación.

La situación de muchas de esas personas que ya no disponen de recursos suficientes para poder mantener una alimentación básica que les permita sobrevivir.

Las miles de personas que viven bajo la angustia y el dolor de no saber si van a poder pagar el siguiente recibo de agua, gas, luz o vivienda y esperan en silencio a que las desalojen de su techo.


Queremos denunciar todas estas situaciones y además exigir un Plan de Medidas Urgentes:
PLAN DE MEDIDAS URGENTES

1.- Gratuidad en el trasporte publico de los municipios y el CTA para las personas  que no tengan ingresos por encima del umbral de la pobreza [1].

2.- Gratuidad en los suministros básicos, agua, luz, gas, para las personas que no tengan ingreso por encima del umbral de la pobreza.

3.- Garantizar la alimentación básica de todas las personas bajo el umbral de la pobreza, facilitando el acceso a los alimentos suficientes  de manera directa.

4.- La Renta Básica de la iguales para todas las personas, comenzando por las 44.000 personas desempleadas que están sin ningún ingreso económico.


 ¡¡YA ESTÁ BIEN!! Estamos hartas de miseria, de explotación, de saber que cuando pasen los ajustes estructurales, las que vamos a seguir en el laberinto somos nosotras.



NUESTRA DIGNIDAD
POR ENCIMA DE VUESTRA CODICIA.
No queremos limosna, queremos justicia social.
Vivir dignamente es un derecho.




[1]  PIB por habitante: 21.035 €. Umbral de la pobreza, renta per capita entre dos: 10.517,5 €. Mensualidad: 876.45 €.

sábado, 4 de mayo de 2013

NUN PRECISAMOS LOS EXÉRCITOS. GASTU MILITAR O%



Comienza la Campaña por la Objeción Fiscal a los Gastos Militares.

Lunes 6 de mayo, a las 11:30,
frente a Hacienda AEAT, en Xixón.

La campaña asturiana por la Objeción fiscal a los gastos militares ofrecerá a los medios y al público los motivos, y los mecanismos sencillos para hacer Objeción Fiscal a los gastos militares en la declaración de la renta.

Ni una mujer, ni un hombre, ni un euro para la guerra.

Según se fai más aguda la crisis, les persones cada vez tamos más
familiarizaes colos conceptos de la economía. Delda, prima de riesgu,
liquidez, y sobre manera una pallabra: recortes.

Les tisories de los gobiernos, remanaes polos capitales de dientro y de
fuera, paecen nun tener fuelgu. Les diverses alministraciones estatales y
autonómiques, sían del partíu políticu que sían, reducen gastos equí y
allá. Frénense tou tipu d’inversiones, adelgácense les plantíes, mengüen
los sueldos. Hasta se toquen sectores tan sensibles como la salú, la
ensiñanza obligatoria, les pensiones, los servicios sociales, la
solidaridá. Ello va de la mano d’una mayor presión qu’estrangula, saquia y
emprobez a la población a base de xubes d’impuestos, la combinación col
aumentu de precios de la enerxía y l’empeoramientu llegal de les
condiciones del trabayu asalariáu y autónomu.

Esti tsunami d’axustes paez qu’a la final llegó a inundalo too. ¿Too? Non.
Hai una institución que siempre resistió y resiste a cualquier tipu de
recorte. Trátase del exércitu.
Una vez más, el militar ye’l gastu que menos mengua. Ayudáu pola poción
máxico de la opacidá y el camuflaxe en milenta partíes, y tamién pol
desaxuste ente lo que se presupuesta y lo que se gasta daveres.
Nesti contestu nel que tamos, les persones tenemos que  tomar mayor
conciencia si cabe de cuáles son les nueses necesidaes.

¿La nuesa prioridá ye la especulación, el beneficiu económicu y la
seguridá? ¿o ye cubrir les necesidaes básiques de toles persones
? ¿Son
los exércitos una necesidá social real? ¿Los menos de mil puestos de
trabayu de les fábriques d’armes d’Asturies xustifiquen l’usu mortal de
los sos "productos"?

Dende la Campaña Asturiana pola Oxeción Fiscal al Gastu Militar declaramos
que la institución militar nun mos aporta nada como sociedá, al marxe de
les considerances étiques sobre la so esistencia, que nun hai que dexar de
faer enxamás. Si hai dalgo de lo que podamos prescindir ye del exércitu.
Si hai dalgo que pue y tien que se recortar son les fuercies armaes. Ye
hora yá d’escomenzar a falar de l’abolición del exércitu y de la
recuperación pa la sociedá de los recursos que devora.

CAMPAÑA POR LA OBJECIÓN FISCAL A LOS GASTOS MILITARES.
Lunes 6 de mayo, a las 11:30,
frente a Hacienda AEAT, en Xixón.