miércoles, 27 de junio de 2012

Crónica de la acción de ENTREGA DE DECLARACIONES ANTE LA AGENCIA TRIBUTARIA, A FAVOR DE LA OBJECIÓN FISCAL AL GASTO MILITAR.




Texto entregado a la Agencia Tributaria en la acción del 26 de junio:


¿RECORTAR? ¡SÍ, LO MILITAR!

Sr./Sra. Director/a de la Agencia Estatal Tributaria,
Las personas que hoy nos concentramos delante de esta oficina queremos visibilizar de forma colectiva nuestra Objeción Fiscal al Gasto Militar. Esta acción de denuncia forma parte de la campaña "Contra sus recortes, nuestras alternativas", que lleva adelante la Asociación contra la exclusión Alambique. Paralelamente a la campaña del IRPF, hemos estado proponiendo la objeción fiscal como una alternativa útil y concreta frente a las políticas que están llevando al empobrecimiento progresivo de la mayoría de la población (...).
Con el pago de los impuestos contribuimos a financiar los gastos del Estado. Por razones de conciencia y tras un análisis del sentido del gasto militar en la sociedad, no queremos colaborar con ese gasto, con la preparación de las guerras. Creemos que las prioridades en los presupuestos generales deben ir encaminadas a cubrir las necesidades básicas de todas las personas. Entendemos que los 30.786'57 millones de euros que se destinaron en 2011 al gasto militar y control social (8'49% del PIB) deben ser destinados a fines sociales, especialmente cuando se está aludiendo a la falta de dinero como excusa para los recortes en nuestros derechos.
Las personas que nos mostramos hoy, hemos desviado una cantidad económica de nuestros impuestos a algún colectivo que interviene socialmente en un campo necesario para el verdadero progreso de la humanidad, lo que es la base para una verdadera defensa de una sociedad en Paz.
Sin ir más lejos, en Asturies tenemos varios ejemplos de esta contradicción entre los recortes y sus prioridades. En las fábricas de Trubia y la Vega se fabrican armas que contribuyen a que el Estado Español sea el 6º en el siniestro ránking de exportadores de armamento. Y en esta ciudad, en el mes de julio, se celebra un triste festival aéreo militar, que cuenta con una financiación pública de 86.500 €.
Así pues, solicitamos que admita un año más la Objeción Fiscal para detraer dinero al armamentismo (sin afán de defraudar, como se deduce de la publicidad prestada a la Campaña, y de esta misma carta que le remitimos).
Porque las Guerras son un crimen contra la Humanidad, no en nuestro nombre, ni con nuestro dinero. Ni un euro, ni un hombre, ni una mujer para la guerra.
Recortar sí, ¡lo militar!
Atentamente, reciba un cordial saludo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario