miércoles, 24 de abril de 2013

Crónica de acción 23 de abril: "HARTAS DE MISERIA Y MENTIRAS".




Una treintena de personas nos hemos encontrado esta tarde delante de la Fundación Municipal de Servicios Sociales (Fábrica de Miseria Sin Solución) para denunciar las políticas sociales de la Fundación y la verdadera situación de empobrecimiento y exclusión social que viven 180.000 personas en Asturies.



Además de compartir nuestra postura ante las situaciones que denunciábamos, hemos podido conocer cómo se ve la realidad desde tres posturas diferentes. Tres visiones del empobrecimiento y la exclusión social muy diferentes:




LAS TRES SILLAS DEL EMPOBRECIMIENTO Y LA EXCLUSIÓN SOCIAL.

Silla 1:
Si eres la afortunada de este sillón de Consejera, para ti 19 meses es algo que puede asumir la gente cobrando menos de 500 euros al mes. Crees que la vida digna depende de un programa informático. Una de tus preocupaciones es controlar a las personas que cobran el Salario Social para evitar el fraude, juzgas su forma de vida, ocultas información y gestionas el dolor y las ayudas económicas insuficientes, mientras justificas las situaciones y no asumes tus responsabilidades.
Silla 2:
Si eres la Concejala de Servicios Sociales y te sientas en un buen asiento, mientras anuncias los muchos recursos que destinas para ayudas sociales, eres la responsable de que las ayudas de emergencia social no sean democráticas, no lleguen a todas las personas que las necesitan, de su arbitrariedad, de un presupuesto insuficiente, de condicionarlas a múltiples obstáculos y requisitos, en definitiva, de hacer que sean herramientas insuficientes para luchar contra la exclusión social.
Peldaño escaleras:
Si este peldaño es tuyo o te sientas en él, eres una de las más de 180.000 personas pobres de Asturies. Tienes menos de 500 euros para vivir al mes. Tu trabajadora social te juzga y no tienes derecho a una ayuda de emergencia social mientras esperas 19 meses por el Salario Social. Escuchas en la prensa como anuncian una y otra vez programas sociales pero, cuando vas a preguntar, nadie te informa y te sientas a esperar.

Por último, queremos declarar que en la situación de empobrecimiento y exclusión social que se está generando en la sociedad asturianano nos sirven ni las excusas ni las ayudas de miseria; en Asturies hay riqueza suficiente para todas, sólo se trata de una cuestión de redistribución y justicia social.

VIVIR DIGNAMENTE ES UN DERECHO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario